Bogotá y Medellin, dos ciudades de las que podemos aprender.

Compartir

Bogotá y Medellín comunican mediante los espacios públicos,  que lo más importante es conectar a la ciudad de manera funcional sin perder de vista el lado humano. Se notan los vínculos con las estructuras y han retomado el valor de las calles y los espacios públicos para bienestar de los habitantes.

¿Cómo cambiar ciudades? Agregue a sus políticas normales, irreverencia y cursileria.

Visitamos dos ciudades, Bogotá y Medellín. Una alberga más de 8 millones de habitantes y la otra ronda los 3 millones, en ambas se distinguen  las políticas y las estrategias que desarrollan. Las acciones van encaminadas al amor y la paz. 

Por ejemplo, cuando nos subimos al Metro de Medellín, mientras esperábamos en el andén, escuchamos un mensaje:

-Por que te amamos y te cuidamos, te recordamos que debes sujetar de la mano a los niños mientras estás esperando en el andén. El área de seguridad es detrás de la linea amarilla.

Para ellos la basura no existe:

Y los espacios públicos son así como este, el Parque de los pies descalzos, donde te invitan a quitarte los zapatos y sentir la arena, conectarte a la tierra, y se puede ingerir bebidas alcoholicas, así que después del foro, me compré una cerveza, me quité los zapatos y me pacifiqué dentro de este espacio.

 “Mientras nos miran también es lo que usted cree que es”

La cultura de estos lugares se ha transformado a partir del cambio de un paradigma aún más trascendental que el de movilidad; el del valor de la vida y la dignidad humana. Para el caso de Bogotá, les recomiendo mucho que vean el documental Bogotá Change, donde podrán ver en pocos minutos la transformación de una ciudad que hace 20 años se encontraba en decadencia y que hoy se ha superado en estándares de desarrollo económico y competitividad. Seguramente les va a sacar algunas expresiones de asombro y los dejará pensando un buen rato a cerca de lo que es verdaderamente hacer política y ser político.

Por otro lado Medellín, que fue la sede del 4to Foro Mundial de la Bicicleta, también tiene una lección que enseñarnos. Esta historia se puede resumir en que la ciudad era presa del miedo debido a que allí se alojaba el centro de operaciones de Pablo Escobar, el narcotraficante más poderoso de la historia de colombia, luego de la caída de Escobar, la ciudad inició su recuperación a través de la aplicación del “Urbanismo Social”, donde la gente normal como yo, entiende por urbanismo social el rescate y la intervención en sectores populares, de tal forma que no solo se mejora la arquitectura y la estética del lugar, sino que genera un sentido de orgullo y autoestima en la comunidad que después servirá como plataforma para una transformación social profunda, donde se pueda cohesionar un nuevo contrato social. Como les decía, lo del amor y la paz no es broma, es la base de una sociedad mejor.

Así, en nuestro paso por Medellín, hicimos uso de su sistema de transporte. Nos subimos al teleférico, que está a disposición de los ciudadanos de una comuna que se encuentra en una ladera y que forma parte del sistema de transporte ferreo, es decir el Metro Medellin. Nos gastamos 1800 pesos colombianos ($ 10 pesos mexicanos) y con este sistema, atravesamos la ciudad. En nuestro gran recorrido, colgadas de un cable dentro de una especie de “huevito transportador”, Daniela y yo observamos los paisajes, las calles de la comuna, los espacios públicos, los murales, la biblioteca España, los niños jugando una cascarita, la música de los vecinos a lo lejos…

4to Foro Mundial de la Bicicleta

Durante nuestra estancia en Medellín nos trasnportamos en bicicleta desde el lugar en donde nos hospedábamos hasta la Plaza Mayor donde se llevaba acabo el Foro. Siempre nos llevó y regresó una simpática ciclovía en medio de una gran avenida, la cual compartimos con peatones.

Durante el foro se expusieron ideas, experiencias y se formaron alianzas, todo en torno al ciclismo urbano. En lo personal, me fui a empapar de ideas nuevas para seguir promoviendo el uso de la bicicleta y hacerlo de una manera efectiva. Las ideas del taller “Unidad de Ciclo-Urbanismo Táctico” me permitieron mirar la forma de tener impacto en las políticas públicas así como de socializar proyectos como comienzos sólidos de lo que posteriormente serán las grandes obras de infraestructura ciclista y peatonal.

Por cierto que el tema de la infraestructura se trató en varios páneles y ponencias magistrales. Con Enrique Peñalosa ex-alcalde de Bogotá, se habló del duro y arduo trabajo que fue el recuperar espacio público de manos de particulares. Antanas Mockus ex-alcalde de Bogotá nos dió un repaso sobre los valores como parte fundamental para la transformación de una ciudad y reconoció que la vida de un ciclista es sagrada.

Jannette Sadik-khan ex-comisionada del departamento de transporte de NY, recordó las cifras mortales de los “accidentes” viales y del éxito de la transformación de la gran manzana en materia de espacios público y ciclovías.

Jaime Ortíz activista co-fundador de la ciclovia recreativa Bogotá, nos acercó un poco al futuro, cuestionando el fenómeno del aumento de motocicletas y bicicletas eléctricas, y además nos mostró su teoría de la UNA, Unión de Naciones Asoaledas y dijo que las soluciones las debemos buscar en la UNA y no en la otra, al mismo tiempo que mostraba un mapamundi de manera vertical, por donde pasa el ecuador y sus cercanías es la región de la UNA, justo la zona en la que estamos inmersos la mayoría de los países latinoamericanos.

Lo que pide es que dejemos de compararnos y envidiar a los países con menos sol de donde queremos encontrar la solución a todos nuestros problemas, y que comencemos a construir nuestras propias formas de resolverlos.

Muchas cosas buenas pude experimentar, aunque no todo es miel sobre ojuelas, ya que hay rastros de la desigualdad social y algunas otras carencias en ambas ciudades, como indigentes, la drogadicción, la prostitución, polución, contaminación y congestionamiento. Sin duda, los ánimos y las ganas de seguir trabajando para mejorar nuestra sociedad cobraron mayor fuerza, como dijo Peñalosa, solo hace falta imaginación, planeación y voluntad política para tener ciudades habitables. Y si, me consta.

Saca la Bici es un programa donde los expertos en ciclismo urbano te llevarán de la mano para que saques tu bici. Transmitimos todos los miércoles a las 8:00 am. desde el edificio Carolino en el centro de la Ciudad de Puebla. Informamos de temas de actualidad en torno al Ciclismo Urbano y la bicicleta como medio de transporte, añadimos temas que fomenten esta nueva forma de vida surgida como respuesta a la problemática en materia de movilidad, transporte, salud, ambiente y cultura.

Be first to comment