Vidas Universitarias: Dr. Severino Muñoz Aguirre.

Compartir
20 febrero Dr Severino Muñoz (1)

Semblanza del Dr. Severino Muñoz Aguirre, Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, BUAP

 

Miahuatlán, un pequeño pueblo del estado de Veracruz, es adónde pasó su infancia. Recuerda con admiración a su padre y la inteligencia de él. De su escuela primaria evoca con cariño al profesor

Lázaro Solano Valdéz, quien influyó en su interés por los libros. En la Secundaria el Profesor José Luis Hernández, fue quien le acercó a la ciencia.

El Dr. Severino Muñoz Aguirre, investigador de la Facultad de Ciencias Físico matemáticas de la BUAP, se dio a la tarea de leer la biografía de Albert Einstein y ahí se dio cuenta de que la ciencia era su camino.

“De niño me impresionó la biografía de Albert Einstein y su pregunta acerca de cuál era esa misteriosa fuerza que movía la aguja de la brújula, lo que lo llevó a desarrollar sus teorías de la Física, y la de Thomas Alva Edison, gran inventor. Ambos con una niñez difícil, pero que llegaron a revolucionar el mundo de la ciencia y la tecnología. De ahí, decidí que me iba a dedicar a la investigación, cuando tenía yo aproximadamente 10 años. Incluso mi padre lo contaba como una anécdota, que desde muy pequeño dije que: “iba yo a ser un científico”.

El Dr. Muñoz, se ha especializado en encontrar soluciones a problemas que no se pueden resolver tan fácilmente como el diseñar un prototipo de nariz electrónica que puede detectar fugas de gas

“Como una aplicación directa, en nuestro laboratorio se desarrolla un sistema móvil localizador de fugas de gas. Actualmente ya se tienen 3 diferentes prototipos, dos de los cuales han sido aceptados para iniciar el proceso de registro de patente”.

Además de la ciencia, la poesía y la literatura; especialmente Mario Benedetti y Gabriel García Márquez, acompañan al Dr. Muñoz Aguirre en su vida diaria.

Me gusta la vida, me gusta el amor. Soy aventurero re-vacilador,

1 Comment

  • Responder mayo 19, 2017

    Fabiana Reartes

    Felicitaciones para el doctor y espero que sigan adelante los proyectos de los sensores, para beneficio de toda la BUAP. Creo que a la par de su crecimiento profesional con su vocación científica el doctor Severino es una gran persona, a juzgar por sus palabras en las que muestra lo que lleva adentro: recordar a los maestros y al propio padre despojándose de soberbia es lo más bello que un ser humano tiene para mostrar. Ojalá lo imiten y nuevamente felicitaciones a la Universidad por contarlo entre sus docentes.

Leave a Reply