Acerquémonos a lo bueno

Compartir

Comencemos con una aseveración triste pero cierta: los compositores que en la actualidad acometen la tarea de hacer música de concierto, lo hacen mayormente en un ambiente de rechazo; aquellos que abordan la creación de música deben contar con un alto grado de valentía y estoicismo por la forma en la que el público ha malacostumbrado sus oídos.

En la imágen: Jamal Aboul-Hosn. Uno de los más interesantes compositores de nuestros tiempos.

Uno de estos apreciables compositores es, sin duda alguna, el libanés Jamal Aboul Hosn, de quien esta semana tendremos la oportunidad de escuchar una de sus más interesantes obras: las Tres Danzas Sinfónicas Libanesas, pieza que abrirá el concierto de la Filarmónica 5 de mayo el próximo viernes. Con tan sólo escuchar el origen del compositor y el título de la obra, podemos imaginarnos el carácter exótico y rítmico que adornan esta pieza, que bien vale la pena para ser el preludio a un concierto que rinde un homenaje a esta región del mundo que ha sido la cantera musical de España y, por supuesto, de toda Hispanoamérica.

Pensemos también hasta donde puede llegar la habilidad de un hombre cuyos intereses creativos abarcan, además de la música, las artes visuales y la creación digital, que ha sabido amalgamar con su actividad melódica para crear un perfil artístico por de más atractivo. Sus Tres Danzas Sinfónicas libanesas son un ejemplo tan acabado de la genialidad de este compositor, que lo mejor es acercarnos a ellas sin ninguna descripción previa; ellas mismas nos atraparán desde la primera nota. La cita es el próximo viernes 20 de febrero a las 19:00 horas, en el Auditorio de la Reforma.

Be first to comment