Investigador de la BUAP perfecciona impresora 3D

Compartir
Impresora 3D JAB 4310

Gracias a esta impresora es posible realizar modelos tridimensionales y maquetas volumétricas. Además, es de fácil mantenimiento

 

 

En la actualidad es común conocer aplicaciones innovadoras sobre cabezales que imprimen objetos tanto cotidianos como de última generación, gracias a la impresión en 3D. Si bien la construcción de este dispositivo se remonta a más de tres décadas, el doctor W. Fermín Guerrero Sánchez, investigador de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP, ha perfeccionado cuatro prototipos basados en la metodología de ingeniería inversa: aprender de los conocimientos ya existentes para mejorar estos dispositivos, cuya principal característica es su sencillez para que cualquier usuario pueda darle mantenimiento.

Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar, como su nombre lo indica, impresiones en tercera dimensión, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por computadora. Si bien la propuesta de construcción de estos dispositivos data de 1984 -cuando se transformó el concepto de impresión con tinta a impresión con materiales, como plásticos-, hoy tienen auge por la facilidad de adquirir tanto hardware como software.

Impresora 3D JAB 4327La primera propuesta surgió en agosto de 2013, a partir del proyecto “Diseño y construcción de un vehículo autónomo no tripulado”, en el transcurso de la investigación se necesitó diseñar piezas propias para tal fin, por lo que se inició la construcción de dicha impresora. Posteriormente se desarrolló un segundo prototipo construido con MDF, por el tamaño y la forma se denominó Estación espacial, por asemejarse a una. Sus engranes y piezas fueron desarrolladas por la primera impresora. Con las dos impresoras se imprimieron las piezas de un tercer prototipo, mismo que se modificó en cuanto a diseño, tomando como referencia los diferentes modelos, se construyó una cuarta impresora 3D con una mejor presentación, en acrílico y con elementos fabricados por los prototipos anteriores. Ahora, en lugar de comprar piezas, éstas se producen de acuerdo con las necesidades.

Para imprimir en 3D primero se usa un software de CAD (diseño asistido por computadora, en español), para desarrollar el objeto en cuestión Su funcionamiento, explicó el científico del Sistema Nacional de Investigadores, nivel I, “se basa en un inyector de plástico y cabezal que se mueve en tres dimensiones: x, y, z, por lo que la impresión se realiza capa por capa. Una vez que el cabezal termina de inyectar el material para cada capa, éste se mueve en el eje “z” y pasa a una segunda capa, así sucesivamente”. La impresora puede imprimir objetos de hasta un volumen de 20x20x20 centímetros.

Impresora 3D JAB 4338Al necesitar piezas complejas que no son posibles diseñarlas usando un CAD y como consecuencia de la impresora 3D, fue necesario construir un escáner 3D igualmente basado en ingeniería inversa. Este prototipo está constituido por una computadora, un proyector de video y una cámara web. El escaneo se basa en proyección de franjas por medio de un software que decodifica y digitaliza la imagen. Para dicho proceso no se utiliza un cuarto completamente oscuro, sino la luz ambiental.

Be first to comment