“Frente al tiempo”

Compartir

“Frente al tiempo”

Libro de Amapola Fenochio Furlong.

FullSizeRender (1)

Foto: Jesús Aguilar

A veces creo que hay personas que vienen de otro tiempo, como si quisieran aclarar mensajes que ya hemos escuchado antes, pero cada vez más fuertes para que se queden grabados en nuestra mente, en actos y en este caso con letras.

Como dirían, almas viejas encerradas en cuerpos nuevos y creencias que debemos dejar salir.

La obra poética nos hace un llamado a la reflexión de amor a la patria, pero esa que se sabía de antes, la verdadera. En la que la lucha valía por lo mismo que se dejaba en casa, en el pueblo. En donde todos tenían un mismo propósito. No la nueva lucha; esa que muchos han tomado como pretexto para destrozar y ser mezquino, esa que está de moda al culpar a los que están a cargo exclusivamente.

Al mismo tiempo  nos invita y nos convierte en cómplices de ella. La autora nos presenta al pueblo en singulares detalles que nos incita querer saber más, sobre nosotros, nuestro folclore, las tierras y hasta palabras que con el paso del tiempo las hemos dejado cortas.

Hace un recuento de una tragedia vivida una mañana en la que una ciudad se vio desolada y destruida. Hace un viaje al pasado con sentimiento puro de juventud a una escuela que agradece, un llamado a Dios al que enaltece y el amor a la vida, todo esto en una forma muy formal.

Por si fuera poco la otra mitad del libro sorprende por grandes anécdotas que divierten, esas que debería saber todo poblano, pues seguro en algún tiempo fueron rumores y e historias que se han olvidado ya.

Defiende la historia de personajes poblanos, y unos no tanto, que se deberían seguir nombrando. Personajes que con tan poco, hicieron mucho de nuestro pasado y forman un poco de lo que somos en nuestro presente.

Y aunque muchos ya han hablado del mismo tema, al leer “FRENTE AL TIEMPO” pareciera que tenemos un instante con nuestra soledad, son letras de alguien cercano a nosotros, son experiencias que no debemos dejar morir.

Es mi abuelo hablando en guerra aquel que hizo, vio y sigue creyendo. Es un mensaje a todos los que creemos y pensamos que aún hay tiempo de recuperarnos, como país y como seres humanos. Es un acto de letras que nos hace pensar en que es lo que hemos hecho. Es el fondo de nuestro ser que nos dicta a donde nos queremos mover y que es lo que queremos dejar.

Es un salto a lo profundo, es entender algunos de los mitos y frases en los que se llama al reconocimiento de historias, de lugares, de personajes y más que eso; saber quiénes somos y el porqué de la Puebla actual.

Es un libro divertido, persuasivo,  un clavado al pasado, pero una invitación a la exploración de lugares que parecen mágicos y llenos de cosas que contar.

Be first to comment