El abuso en consumo de alcohol y falta de tiamina pueden provocar el síndrome de Korsakoff

Compartir

 

bannerIFISBB2Daños ocurridos en la niñez, en el sistema auditivo y vestibular, podrían también ser causa de este mal

El Síndrome de Korsakoff es un trastorno mental en el que la memoria y el aprendizaje se ven afectados. Enrique Soto Eguibar, profesor investigador del Instituto de Fisiología de la BUAP, explicó que el abuso en el consumo del alcohol puede desencadenar este mal, que también se asocia a una deficiencia nutricional o falta de vitamina B1 o tiamina.

El Dr. Enrique Soto Eguibar, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, explicó que en el cerebro existen grupos de células que se activan cuando el cuerpo se desplaza, ya sea con los ojos abiertos o cerrados, y se van creando mapas mentales de los lugares donde se está ubicado. Este grupo de células se altera cuando un individuo abusa en el consumo del alcohol, por lo que sus movimientos y reflejos se ven alterados.

El Síndrome de Korsakoff altera la memoria y la ubicación espacial con daños que lesionan las regiones del hipocampo y sus cortezas, y es por ello que el cerebro ya no generan un mapa mental de ubicación y provoca pérdida de orientación; incluso, no reconocer el lugar ni las personas con quien se está en ese momento.

El investigador precisó que existen casos en los que los daños también pueden ser producidos por golpes en la cabeza y algunos tipos de epilepsia en las regiones hipocampales. Otra causa es una nutrición en la que está ausente la tiamina, presente en alimentos como cereales, nueces, legumbres y carne.

Algunos estudios han demostrado que las personas que sufren de este padecimiento, pueden desarrollar el miedo a las alturas o el rechazo a los espacios abiertos con gente. Este mal, añadió el investigador, parece tener como causa daños ocurridos en la niñez, en el sistema auditivo y vestibular. “Es decir, si se daña el sistema ya no hace una entrada correcta a los generadores de estos mapas mentales, de nuestra posición en el espacio, y por consiguiente la mente genera miedo porque no sabe controlar el espacio, y de allí su rechazo a estos lugares, porque estar ahí le produce inestabilidad”, expuso.

 

Be first to comment