A la vieja escuela – Reseña: Contra

Redes Sociales

contra-nes

Nintendo Entertaiment System es una consola que fue lanzada al mercado por primera vez en el año de 1983 en Asia. Posteriormente llegaría al terreno norteamericano entre 1985 y 1987.

Recordada por los buenos ratos de entretenimiento, nos hizo gozar gracias a su vasta lista de títulos memorables, que hasta la actualidad crean melancolía en el corazón de varios gamers de la vieja escuela.

Uno de esos títulos es Contra, videojuego de acción y plataformas, desarrollado por Konami  inicialmente para las recreativas en 1987 y distribuido  para la NES en 1988. 

Es el año 2633, Blood falcon, una organización terrorista alienígena planea invadir la Tierra desde una isla en Nueva Zelanda.  Armas, explosiones y dos soldados de la unidad Contra que buscarán salvar el día… Inspirado en el cine de acción norteamericano de los 80,  resulta ser una fórmula muy efectiva. Quiero imaginar que otras personas, como a mí,  al ver los personajes por primera vez,  dijeron: “¡Esos son Stallone y Schwarzenegger!”.

El juego entrega un subfusil automático con balas infitas, pero débil ante los enemigos, que puede ir cambiando por un tiempo definido al encontrar otras armas  en el camino. Algo clásico en las maravillas de antaño y que recordarás con este juego, es memorizar los patrones de los enemigos para continuar. Al término de cada nivel están los jefes, esos bastardos que hacen la vida imposible, aunque la sensación al derrotarlos después de repetir el nivel varias veces es gratificante. Acompañado de melodías épicas a los 8 bits que te hacen sentir como el gran salvador de ese mundo pixeleado. 

El juego promete una experiencia completa, implementado por su multijugador  que es un plus y la principal causa de que sea tan recordado. Destruir terroristas y alienígenas como si no hubiera fin acompañado de un amigo, apoyándose entre sí para pasar todos los niveles, mentando madres a la pantalla desde el mismo sillón  y celebrar cuando por fin esos bastardos son derrotados.

Te invito a buscar en esa caja olvidada el cartucho y tu consola o en caso de no tener la NES, correr el juego en un emulador, para recordar esos tiempos de la infancia. Aunque si es desconocido para ti, juégalo y comparte esta experiencia a la vieja escuela…  

Be first to comment