Las mujeres siempre estamos aprueba: Angélica Mendieta

Compartir

Dra. Angélica Mendieta 2

Necesario que las mujeres participen de forma equitativa y justa en la academia y la ciencia, sostiene la investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Con una vida de permanentes retos, Angélica Mendieta Ramírez, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, ha encontrado en la lucha para que las mujeres logren una participación equitativa y justa en la academia y en la ciencia, un proyecto de vida propio.

Si bien a lo largo de su carrera profesional, la reflexión en torno a la equidad de género ha sido una constante y tema de investigación en sus tesis, artículos y libros, actualmente el tema se yergue como una de sus preocupaciones permanentes y un motivo más de esfuerzo y trabajo diario.

Ya desde su formación como abogada, esa inquietud por promover la equidad de género y lograr mayores espacios de participación para las mujeres, permanecía latente, hecho que refrendó tras estudiar la Maestría en Ciencias Políticas y al escribir el libro Cultura Política de las mujeres en el estado de Puebla: Comportamiento Electoral, coeditado por la Dirección de Fomento Editorial de la BUAP y Plaza y Valdés Editores, en 2011.

Y en la actualidad, esa preocupación permanece y se cristaliza al ser la coordinadora general del Primer Congreso Nacional de Investigadoras del Sistema Nacional de Investigadoras (SNI) – que se realizará en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, los días 20 y 21 de noviembre- y cuyo objetivo es generar un espacio de reflexión y diseño de propuestas de acción para fortalecer la transversalidad de la perspectiva de género y la equidad en el sistema de investigación científica e innovación tecnológica de México, así como en el subsistema de educación superior.

Incidir en las políticas públicas

            Desde la óptica de Mendieta Ramírez, los principales obstáculos que las féminas enfrentan para hacerse de mayores espacios, así como de mejores condiciones y posiciones en los ámbitos académico y científico, tienen que ver con los miedos, los estereotipos, la falta de respeto y el “techo de cristal”: “El techo de cristal es una construcción, tú misma eres la que te impides salir y romper las barreras”.

Una condicionante más, opina, es la falta de respeto hacia la formación y capacidad de las mujeres: “Se duda no sólo de sus capacidades, también de su trayectoria; aún sucede: no hay un reconocimiento y respeto reales al trabajo de las académicas e investigadoras”, lamenta.

De ahí que uno de los principales objetivos de este primer congreso  es que las mujeres sean protagonistas y tomadoras de decisión en torno a lo que les compete: “Este evento pretende ya no dejar que otros nos expliquen cómo somos, que otros describan quiénes somos, por qué y para qué estamos, o que nos digan de qué manera debemos incidir en esta sociedad. Es necesario romper paradigmas”.

Por ello, la académica de la Facultad de Ciencias de la Comunicación agrega: “Hoy tenemos la responsabilidad social de creer que las mujeres podemos incidir directamente en las políticas públicas, ponerlo en práctica y lograrlo. Basta decir que somos más mujeres en el padrón electoral de este país, lo cual nos permitiría ni más ni menos, por ser mayoría, decidir el rumbo de esta nación”.

Mujeres a prueba

Tras obtener el grado de maestra, Angélica Mendieta cursó el Doctorado en Sociología en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego; más tarde realizó dos estancias de investigación en la Universidad de Harvard y en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Logró integrarse al padrón de investigadores nacional, el SIN, en el nivel I.

Aunque desde muy niña, desde su paso por la educación primaria, Angélica ya tenía bien claro que de grande sería abogada y que se dedicaría a la academia, no pocas han sido las vicisitudes que ha tenido que librar para alcanzar cada una de sus metas. Ella misma, afirma, ha estado sujeta a las dificultades, obstáculos, y devenires del sistema, que limita una participación más activa y de mayor calidad de las mujeres tanto en la academia como en el ámbito científico.

 “Mi caso es raro, soy una de las pocas académicas que pude ingresar al SNI (Sistema Nacional de Investigadores) siendo docente hora clase. Después, de batallar me convertí en docente de medio tiempo, lo cual aún no me era suficiente porque no podía acceder a formar parte de un cuerpo académico. Por ello, concursé por una plaza para aspirar a ser docente de tiempo completo, lo cual ocurrió en 2009, cuando gané esa plaza para impartir clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación”, relata.

Logró ingresar a la lista de docentes con Perfil PROMEP de la BUAP y ser líder del Cuerpo Académico Consolidado “Comunicación Política”, el cual obtuvo esa categoría en sólo dos años. Actualmente imparte las materias de Seminario de tesis, Metodología de investigación, Comunicación y políticas públicas en la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Apasionada en su expresión, Angélica sostiene, finalmente, que aspira a continuar escalando niveles arriba en el SNI, lo cual es uno de sus objetivos profesionales, pese a las circunstancias adversas. “Es un poco romper paradigmas; hay constantes retos, contantes pruebas, porque es cierto, las mujeres siempre estamos a prueba”.

Es conductora del programa Ciencia a tiempo, el cual pretende ser un espacio radiofónico accesible y ameno que informa a la sociedad sobre los proyectos científicos de la BUAP y otras instituciones de educación superior. Hace énfasis en la importancia de la ciencia y la tecnología en el desarrollo económico, político, social y medioambiental de Puebla y la región. Ciencia a tiempo se transmite los jueves a las 14:00 horas.

Be first to comment