¡FELICES FIESTAS DE YULE! ¡FELICES FIESTAS POR EL SOLSTICIO DE INVIERNO! ¡FELIZ NAVIDAD!

Compartir

IMAGEN ARTICULO NAVIDAD¿Sabes qué es en realidad lo que festejamos cada 25 de diciembre? ¿Sabías qué 2000 años antes del nacimiento de Jesús de Nazaret los pueblos europeos y asiáticos meridionales, así como algunos pueblos africanos mediterráneos ya festejaban la última semana del año? En realidad, el mismo Jesús de Nazaret junto con su familia: José, María y su hermano Juan, festejaban al igual que tú y yo durante 8 días alrededor del 21 de diciembre, pero claro que ellos no festejaban el cumpleaños de Jesús, algunos historiadores han datado el natalicio del nazareno entre la tercera y la cuarta semana del mes de marzo.

Lo que festejaban los pueblos antiguos era el solsticio de invierno, es decir, una vuelta más de la Tierra entorno al Sol. Pero aún más que eso, ellos consideraban que el Sol, el principal Dios de entre todo el panteón politeísta, nacía en estos días; ellos observaban que el Sol sale por la constelación de Virgo el día del solsticio, entonces, consideraban que el Sol “nacía” de Virgo, es decir, de la madre Virgen. Cada año, alrededor del 21 de diciembre, Dios (Sol) nace de la Virgen (Virgo) y renueva los ánimos, esperanzas y voluntades de los pueblos.

¿Encontramos alguna similitud entre estos festejos paganos y nuestra navidad? ¿No es acaso el Niño Dios quien nace de la madre virgen (María o Miriam, en hebreo) el 25 de diciembre? Claro que la fecha dista por 4 días del solsticio de invierno, pero debemos considerar que la forma de calendarizar y datar los acontecimientos ha variado a lo largo del tiempo. Lo que si se ha mantenido constante es la tradición de festejar el nacimiento de un dios alrededor del 21 de diciembre año tras año.

Pongamos algunos ejemplos históricos: Para los pueblos nórdicos antiguos (Druidas), el nacimiento del Sol era un motivo de festividad que iniciaba el 17 de diciembre y terminaba el 25 del mismo mes, ellos cortaban el árbol del Yule y lo quemaban, debido a que el Yule es un roble, su madera tarda mucho en consumirse, por ello arde durante ocho días, cuando terminaba de arder en la noche del 24 de diciembre los druidas cenaban postres deliciosos y en ocasiones sacrificaban animales para comerlos completos en compañía de toda la familia. Actualmente se cree que la tradición del árbol navideño es una reminiscencia de la quema del Yule, las luces que ponemos entre sus hojas representan el fuego que lo hace arder en espera del nacimiento de Dios (el Sol, para los druidas). Algunos antropólogos aseguran que las posadas y la cena de navidad coinciden con los días de festejos durante la quema del Yule.

La religión Ásatrú de origen y tradición semita, festejaba el nacimiento del Sol durante 12 días, 6 antes del 21 de diciembre y 6 después. Por su parte, la religión Wicca festejaba por 8 días también el acontecimiento astronómico, a sus festejos los llamaban “Los Sabbats de la rueda anual”. Al parecer pueden ser algunas de éstas las festividades que practicaba Jesús de Nazaret y su familia al igual que sus contemporáneos. En esa misa zona medio oriental, se practicaba una fiesta invernal iraní llamada “Yalda” en la cual, se festejaba el nuevo nacimiento del Sol; de acuerdo con la historia de las religiones, la Yalda es la festividad y culto relacionado con mayor fuerza con los festejos druidas asociados a la quema del Yule. Durante las expansiones del Imperio Romano, muchos rasgos culturales de diferentes zonas de Europa y Asia enriquecieron la cultura romana, que, al ser pagana y politeísta importaba prácticas religiosas con gran facilidad. Así que, como hemos visto, la Navidad, la Yalda, los Sabbats de la rueda anual, o la quema del Yule, son tradiciones tan viejas como las sociedades humanas cultas.

En estas fechas les invito a festejar, no sé si el nacimiento de Jesús o salida del Sol por la constelación de Virgo, pero sí el continuar con la posibilidad de emprender y concluir proyectos, la posibilidad de aprender a través de la duda y seguir pensando, cuestionando, imaginando y practicando la verdadera libertad, esa que nos conduce a ser ates de hacer. Feliz 2015 ¡Sigamos dudando juntos!

eduardopinedav@ymail.com

Eduardo Pineda Biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Conduce el programa "La Duda Metódica" en su canal de YouTube: Eduardo Pineda. Divulgador de ciencia y huamanidades, ha colaborado en el CUPS y la DGB de la BUAP. Actualmente colabora con temas de filosofía y literatura los sábados por la noche en el programa "Veladas Literario Musicales" de la HR (1090 de AM) y en Lobo Radio (www.loboradio.mx) los viernes por la mañana. Conduce junto a Exal Muñoz el programa El Sendero de los Sauces en el 107.1 FM Vanguardia Radio en la Cd. de Huejotzingo, Puebla. Se desempeña también como responsable de Vinculación Internacional en la Secretaría de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo e imparte cursos, talleres y conferencias acerca de ciencia y humanidades.

Be first to comment