Después de tres siglos, se encuentran reunidos los tres fragmentos del códice yanhuitlán, gracias a esfuerzos interinstitucionales: AEO

Compartir
 Códice Yanhuitlán-VEM (03)El Códice Yanhuitlán reúne, por primera vez, los tres fragmentos del códice del mismo nombre, uno de éstos conservado por la BUAP
El Rector de la BUAP asistió a la inauguración de la exposición El Códice Yanhuitlán –completo después de tres siglos-, en la capital oaxaqueña

El Códice Yanhuitlán –completo después de tres siglos- es el nombre de la exposición que reúne, por primera vez, los tres fragmentos del códice del mismo nombre, documento pictográfico del siglo XVI, originario de Yanhuitlán, en la Mixteca alta. A su inauguración, en la Biblioteca Francisco de Burgoa, de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), asistió el Rector Alfonso Esparza Ortiz, como representante de una de las instituciones que ha resguardado por años uno de estos fragmentos.

Tras expresar el gran honor de asistir a la inauguración de la muestra, Esparza Ortiz subrayó que ésta es el resultado de un esforzado y minucioso trabajo de conservación de tres instituciones, que hoy han logrado reunirse y llevar a cabo esta exposición.

“El origen de esta colección bibliográfica, hemerográfica y documental, que resguarda la BUAP, se remonta al periodo colonial y da cuenta de un proceso centenario que ha subsistido a las vicisitudes por las que ha atravesado el país. Hoy, la transición nos obliga a mantener las mejores condiciones para la preservación de tan valioso testimonio de nuestra memoria histórica”. A raíz de la adquisición de tres fojas sueltas que retornaron en tiempo reciente a Oaxaca, la exposición El Códice Yanhuitlán  se integró con los otros dos fragmentos: el que perteneció a la Academia de Bellas de Artes de Puebla, hoy en poder de la Biblioteca Histórica José María Lafragua, de la BUAP, y el que forma parte de un legajo de documentos de litigios de tierras en el Archivo General de la Nación.

Grañén Porrúa abrió la exposición con una explicación sobre el devenir de los tres folios del códice. El relato partió desde la noticia de su existencia en manos de una familia que los había conservado por generaciones y el interés de resguardarlo en una institución pública mexicana. Finalmente, un grupo interesado en el significado que estos fragmentos podrían tener en la historia de Yanhuitlán, decidió adquirirlo con el propósito de que volviera a tierra oaxaqueña. Este grupo -Grañén Porrúa, Toledo, Harp Helú, van Doesburg y Oudijk, entre otros- invirtió además en su restauración y decidió que el documento quedara bajo el resguardo del Museo Textil de Oaxaca, y la custodia a cargo del INAH.

A partir de entonces, el fragmento se restauró y una nueva investigación corrió a cargo de los investigadores Sebastián van Doesburg, Michel Oudijk y Manuel Hermann Lejarazu, quienes además de participar en la curaduría de la exposición, crearon un nuevo libro que saldrá a la luz a principios del 2015, en el que proponen una nueva interpretación del códice. Sobre la presentación de éste, el Rector Alfonso Esparza Ortiz propuso que se lleve a cabo en el claustro de la Máxima Casa de Estudios en Puebla.

Be first to comment