Cuidado con el Cloro

Compartir

cloroSin duda alguna, el desinfectante que más se utiliza en los hogares es el cloro (Cl). La facilidad con la que se adquiere, así como su eficiencia casi total para eliminar microorganismos que generan diversas enfermedades (en especial las gastrointestinales), lo convierten en un infaltable de los hogares; incluso recordemos que durante la pandemia de cólera de principios de la década de los 90, una de las principales recomendaciones era lavar perfectamente las verduras y después desinfectarlas con cloro, incluso se aconsejaba que de haber un enfermo en casase debía vaciar una cantidad importante de cloro en el inodoro.

El hipoclorito de sodio que es el producto que adquirimos en el súper o en cualquier tienda como cloro (en su estado natural el cloro es un gas) puede generar problemas a nivel óseo e incluso neurológico, pero esto no es debido a una acción en concreto del producto, la razón de lo anterior es que en el proceso de producción a nivel industrial, el hipoclorito de sodio comercial llevará trazas (pequeñas cantidades) de plomo, si bien es cierto se necesitan grandes cantidades para experimentar efectos secundarios, uno de los más recurrentes es el dolor de las articulaciones de la muñeca.

Esto se debe a que el exceso de uso de cloro como agente desinfectante o para limpieza del hogar o de algún centro específico, originará que la persona que este habiendo uso del producto, comience a descalcificarse. El plomo entre en una competencia con el calcio y lo desplaza. Para que existan daños neurológicos la exposición debe ser a cantidades importantes durante tiempos prolongados.

Estudios han demostrado que sin importar la marca comercial de cloro, el plomo estará presente; por ello la recomendación es no excederse en su uso, ya que los efectos indirectos pueden ser graves, lo ideal sería emplearlo en zonas determinadas, como en los baños, en la desinfección de materiales de curación y sustituirlo por yodo o nitrato de plata para desinfectar verduras y algo muy importante, jamás mezclarlo con otro producto de limpieza, de esos daños podemos hablar en otra entrega.

Profesor de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, interesado en la didáctica de la Química y la divulgación de la ciencia a través de ejemplos cotidianos y de textos de ficción. Delegado de la Olimpiada Nacional de Química donde busca captar talentos que se interesen por el estudio de la química.

Be first to comment