UN MILAGRO PARA LORENZO

Compartir

un-milagro-para-lorenzo-2-locoxelcine

Uno de los problemas al que nos enfrentamos los maestros del área de ciencias es el hecho de que los estudiantes no entienden para qué les sirve eso que “se tiene que aprender”. Los conceptos son tan diversos y en ocasiones requieren aprender lo que es un nuevo lenguaje (como sucede con el álgebra o la nomenclatura química) que los estudiantes se refieren a este tipo de asignaturas como tediosas o sin sentido.

Lo anterior de pie a buscar opciones que nos acerquen a la ciencia, de ahí la insistencia de un servidor por el uso de la ciencia ficción, los libros y el cine, en este último encontramos ejemplos interesantes que van desde una posición apocalíptica hasta la seriedad con la que se abordan casos reales que aportaron fundamentos vitales a la investigación.

Algo que me resulta interesante es debatir sobre si el uso de una película en una clase es una herramienta didáctica o más bien un pretexto para consumir horas, la opinión es de cada quien o como se dice coloquialmente cada quien habla de cómo le va en la feria. En mi caso hay 2 películas que particularmente me resultaba interesante que los estudiantes vieran.

Un Milagro para Lorenzo (Lorenzo´s Oil) película de 1992 protagonizada por Nick Noltie y Susan Sarandon, la película se centra en la historia real de Lorenzo Odone un niño que sufre una enfermedad llamada Adrenoleucodistrofia (ALD) una enfermedad de tipo crónico degenerativo que se transmite de madre al hijo varón (las mujeres no la padecen) existe pérdida de la motricidad, habla y el paciente entra en un estado parapléjico.

La ALD se caracteriza por la imposibilidad del organismo para degradar los ácidos grasos de cadena larga, siendo los de 24 y 26 carbonos los más dañinos pues afectan a la mielina, cuando esta se deteriora se generan trastornos en el sistema nerviosos central, de ahí que los pacientes que sufren este padecimiento pierden los sentidos, la capacidad de moverse y de comunicarse. El film nos narra el trabajo de los padres de Lorenzo (roles que recae en Noltie y Srandon) para encontrar una posible cura al diagnóstico que acaban de recibir para su hijo, una enfermedad que en ese momento (1983) tenía 10 años de haberse descubierto, los esfuerzos incuían hacer extensas revisiones bibliográficas en libros, fichas y artículos en una época en la que el acceso a la información distaba mucho de ser lo que conocemos hoy, además de esto se enfrentaban al hecho de ser neófitos en bioquímica por lo cual debían estudiar desde las bases de la biología hasta los complejos ciclos bioquímicos (además de entenderlos) La discusión con médicos y especialistas es una constante, así como la obtención de un posible medicamento, hasta que finalmente encontraron que una mezcla de ácido oleico y erúcico en una relación 4 a 1 se convertía en un medicamento viable que podía ayudar a detener la degeneración de la cual era objeto el organismo de su hijo.

En el paso del film se observa la entrega del matrimonio Odone, su convencimiento de poder hacer algo por su hijo así como las discusiones y como se contrapuntean con las organizaciones que en esa época se dedicaban a combatir la enfermedad,

Algo que vale la pena resaltar es que en este continuo afán por curar esta rara enfermedad, nunca dejaron de tratarlo como una persona que tuviera al 100 % sus funciones motoras, al contrario exigían a quien trabajase con ellos apoyándolos al cuidado de Lorenzo que se dirigiesen a él como si se tratase de una persona sana, en el afán de cultivar el conocimiento de su hijo, la lectura era un ejercicio constante que alimentaba y acrecentaba la esperanza de vida para Lorenzo.

Augusto Odone, padre de Lorenzo era un economista del Banco Mundial, falleció el 27 de octubre del año pasado, sus incansables esfuerzos pos buscar una explicación al padecimiento de su hijo lo llevaron a recibir un Doctorado Honoris Causa en bioquímica. Junto a su esposa Michaela formaron el Proyecto Mielina (www.myelin.org), organización dedicada a la investigación en torno al ALD. Lorenzo murió en 2008 a los 30 años, dos décadas después de lo que en principio se había pronosticado. Desafortunadamente para el caso de Lorenzo cuando inició la administración del aceite el daño ya era irreparable.

El trabajo diario de la ciencia debe estar enfocado en mejorar nuestras condiciones de vida, la ciencia como tal debiera estar al servicio del ser humano, como eso como el ser. .La responsabilidad del docente para con los alumnos en el área de la ciencia y la tecnología debe dar pie a que sean capaces de analizar los alcances de la investigación, pero también la responsabilidad que esto conlleva. Un Milagro para Lorenzo retrata la importancia de la investigación, de la innovación sin descuidar el aspecto ético.

Mencione que hablaría de dos películas, la segunda lleva por título “Decisiones Extremas” pero de ella nos ocuparemos en otra entrega.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment