“La estructura”: una mirada al desarrollo de la ciencia en la historia del hombre

Compartir

THOMAS KUHN

De acuerdo con Thomas S. Kuhn, la ciencia no avanza, solo se desarrolla. En su libro más conocido “La estructura de la revoluciones científicas”, el físico norte americano quien después de haber trabajado en el área que le vio formarse como científico, abandonó la aplicación de la física y se volcó al entendimiento de la filosofía y sociología de la ciencia. Nos habla de un proceso en el devenir histórico de la ciencia, en apariencia cíclico y que en ocasiones se ha interpretado como una antítesis epistémica al positivismo de Augusto Comte.

“La estructura” como se ha llamado a la obra de Kuhn de forma breve, plantea un escenario en el que la ciencia y sus teorías, hipótesis, resultados y métodos descansan sobre un periodo de ciencia normal antecedido y antecesor a un proceso de crisis, la ciencia normal es, así, para Kuhn, un momento histórico donde el quehacer científico es soportado por paradigmas, es decir por un conjunto de teorías articuladas con la capacidad de resolver problemas de forma tal que la solución a éstos abonen a enriquecer aún más al paradigma; sin embargo, cuando la comunidad científica plantea un problema que el o los paradigmas no pueden resolver termina el periodo de ciencia normal y comienza, en contra posición, un periodo de crisis fácilmente reconocible por la incomprensión y dificultad para abordar a uno o varios enigmas. Así, el paradigma se muestra insuficiente ante el enigma y la crisis obliga a la comunidad científica a replantear sus formas y fundamentos.

LA ESTRUCTURA ¿Quién será el que logre ver más allá del paradigma? ¿Acaso el científico que fue formado en base a un programa académico sustentado por los paradigmas de su época que son aquellos que derivaron en la crisis? ¿O acaso el filósofo de la ciencia que “observa de lejos” y puede darse cuenta que el paradigma es el resultado del contexto social, económico, político y hasta religioso de la época? –Quizá él, quizá el filósofo. Si hacemos un recorrido por las revoluciones científicas que han marcado con más intensidad los periodos de ciencia normal podemos encontrar hombres y mujeres que al no practicar una disciplina científica sino ocupar su inteligencia en la contemplación de los hechos y la elaboración de discursos al respecto, han podido ver más allá del paradigma regidor y contribuir a replantear los fundamentos de la actividad científica.
Algunos autores han propuesto en la biología cuatro paradigmas: La herencia, la homeostasia, la teoría celular y la evolución. Otros más han concebido a la evolución como único paradigma en el que caben todos lo demás; sea como sea, detengámonos en la evolución. ¿Eran biólogos Linneo, Lamarck, Cuvier, Owen, Darwin o Wallace? –No. Eran o naturalistas o filósofos naturales. Por ejemplo, el libro más destacado de Lamarck: Filosofía Zoológica, explica la teoría de los caracteres adquiridos, primer esbozo formal del transmutismo natural.
A lo largo de la de historia observamos teorías que van y vienen, el transmutismo lamarckiano fue rebasado por el evolucionismo darwiniano y éste por la teoría sintética de la evolución ¿Qué sigue? La física de Newton fue rebasada por la física cuántica, hoy sabemos que la genética mendeliana y sus tres famosas leyes no se cumplen en estado silvestre. La gravedad no es proporcional a la masa de los cuerpos a velocidades cercanas a la luz y a escala subatómica.
Cuando consideramos “La estructura” de Thomas Kuhn notamos que si bien es cierto que en la historia no hay un avance científico, durante los procesos de ciencia normal si hay un desarrollo y una acumulación, a veces gradual y a veces a saltos, del conocimiento. ¿No es una forma positiva comtiana de interpretar el fenómeno del desarrollo cognoscitivo de la humanidad al menos durante la ciencia normal?
Quizá el problema en Kuhn es un problema de escalas. A mi entender, el desarrollo, acumulación de conocimiento y direccionalidad progresiva de la ciencia solo es asequible cuando miramos en retrospectiva, pero tan solo ideal si miramos de frente. Ahora bien, en tanto a la tecnología considero que el desarrollo, avance y progreso es innegable.

Eduardo Pineda Biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Conduce el programa "La Duda Metódica" en su canal de YouTube: Eduardo Pineda. Divulgador de ciencia y huamanidades, ha colaborado en el CUPS y la DGB de la BUAP. Actualmente colabora con temas de filosofía y literatura los sábados por la noche en el programa "Veladas Literario Musicales" de la HR (1090 de AM) y en Lobo Radio (www.loboradio.mx) los viernes por la mañana. Conduce junto a Exal Muñoz el programa El Sendero de los Sauces en el 107.1 FM Vanguardia Radio en la Cd. de Huejotzingo, Puebla. Se desempeña también como responsable de Vinculación Internacional en la Secretaría de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo e imparte cursos, talleres y conferencias acerca de ciencia y humanidades.

Be first to comment